Palabras de la Embajadora Dogu sobre la Donación de Equipos del Departamento de Defensa a la Guardia Nacional de Puerto Rico

La capacidad de movimiento de las fuerzas armadas de Honduras es una pieza crítica en el contexto de adherirse a las órdenes de la Presidenta y las necesidades del pueblo. 

Esta es mi quinta visita a esta vibrante ciudad, y siempre que vengo, conozco un nuevo rincón del cálido y hermoso Puerto Cortés.  Entre mis visitas pasadas, tuve la oportunidad de hacer entrega de una donación de clínicas contenedores, que ahora están beneficiando a los porteños. 

Hoy me acompañan representantes de la Guardia Nacional de Puerto Rico y nuestra Oficina de Cooperación en Seguridad para hacer una donación especial. 

Gracias a la Sra. Presidenta, Iris Xiomara Castro Sarmiento, 

Sr. Presidente de Congreso, Luis Redondo, 

Sra. Presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Rebeca Raquel Obando, 

Sr. Ministro de Defensa Abogado José Manuel Zelaya Rosales, 

Sr. Jefe del Estado Mayor Conjunto, General de Brigada Roosevelt Hernández Aguilar, 

Sr. Comandante de la Fuerza Naval, Capitán de Navío Austacil Hagarin Tome Flores, 

Sra. Alcalde de Puerto Cortés, María Luisa Martell, 

Representantes de la Comunidad, 

Y todos los invitados distinguidos por acompañarnos para fortalecer estas alianzas entre fuerzas navales y pueblos amigos. 

La donación de dos barcazas de desembarco y seis camiones de 12 toneladas resaltan la alianza y colaboración del Programa de Países Hermanos entre Puerto Rico y Honduras.  La participación de la Guardia Nacional de Puerto Rico en este programa ha jugado un papel fundamental en la mejora de las capacidades de los homólogos hondureños.  A través de experiencias compartidas, ejercicios de capacitación conjuntos y el intercambio de conocimientos, este programa ha sentado las bases para una asociación sólida y duradera. 

La importancia de la asociación se vuelve aún más pronunciada cuando somos testigos de esta importante donación que fortalecerá las capacidades marítimas de Honduras.  Este es un ejemplo de cómo podemos obtener resultados tangibles de iniciativas conjuntas.  El programa no solo ha facilitado el intercambio de conocimientos y recursos, sino que también ha creado una plataforma para construir relaciones duraderas y entendimiento entre nuestras fuerzas militares. 

La colaboración entre Puerto Rico y Honduras bajo el Programa de Países Hermanos, y de la Oficina de Cooperación en seguridad, es un testimonio de la efectividad y cooperación internacional.  Trasciende las fronteras geopolíticas y muestra que cuando los países trabajan juntos, pueden lograr objetivos compartidos que benefician no solo a sus ciudadanos, sino que también contribuyen a la estabilidad global. 

Tengo confianza en que estas barcazas y camiones permitirán que los miembros de la Fuerza Naval sirvan con más efectividad al pueblo hondureño en tiempos de emergencia y desastres.   

El programa demuestra los valores de solidaridad, amistad y responsabilidad compartida que sustentan nuestras relaciones diplomáticas.  A través de programas como estos, sentamos las bases para un mundo más seguro e interconectado, donde las naciones pueden confiar unas en otras en tiempos de necesidad y colaborar para un bien mayor. 

Que esta colaboración continúe floreciendo, generando cambios positivos, resiliencia y prosperidad para todos los involucrados. 

Gracias.