Palabras de la Embajadora Dogu en la Inauguración del Centro de Educación Básica Dr. Alfonso Lacayo

Valerie es una niña de 8 años. Tiene el deseo de convertirse en Doctora. Ella asiste a la escuela acompañada de su abuela Luisa, quien es una de las maestras que fundaron el Centro de Educación Básica, Alfonso Lacayo en el 2003. 

La profesora Luisa y Valerie representan una familia de tres generaciones de mujeres garífunas hondureñas, que como muchas otras familias se han esforzado en trabajar y educarse enfrentando múltiples desafíos. 

Gracias al trabajo incansable de la comunidad educativa aquí en Rivera Hernández, a través del CEB Alfonso Lacayo, familias como las de Valerie y Luisa pueden preservar su cultura, mientras cumplen su sueño de educarse. 

¡Buenos días! Un saludo al Ministro del FHIS, Octavio Pineda; a los representantes del Ministerio de Educación, y al Alcalde de San Pedro Sula, Roberto Contreras. 

Siempre es un gusto compartir con nuestros socios del gobierno central, local y miembros de la comunidad estos eventos de la Alianza por la Educación.  

Hoy quiero darle una bienvenida especial a otros miembros de esta importante Alianza, nuestros amigos y amigas del sector privado.  

Realmente nos complace muchísimo que hayan aceptado nuestra invitación de asistir el día de hoy a este importante evento, en este hermoso centro educativo. 

Estamos muy emocionados de poder compartir con ustedes los avances de nuestra Alianza. 

El Gobierno de Estados Unidos comparte la visión de que la educación es un eje fundamental para el desarrollo de las sociedades. 

Estamos comprometidos a seguir apoyando los esfuerzos de Honduras por mejorar la calidad y el acceso a educación para toda la población. 

Actualmente la Alianza por la Educación contribuye al fortalecimiento integral del sistema educativo, en áreas que incluyen inversión en infraestructura, equipamiento mobiliario, y fortalecimiento de capacidades a docentes y alumnos. 

Todo esto con el apoyo de actores como el FHIS, la Secretaría de Educación, gobiernos locales, la empresa privada, las comunidades, USAID y el Comando Sur.  

Hoy estamos aquí reunidos para celebrar un logro extraordinario, la ampliación del Centro de Educación Básica Alfonso Lacayo. 

El proyecto fue realizado por el Comité Ejecutor de Proyectos, formado por líderes comunitarios, maestros y padres de familia. 

Lo que hace realmente especial al Alfonso Lacayo es que el centro es inter-cultural ya que es trilingüe. 

Aquí las niñas y niños de la Rivera Hernández tienen acceso al español, inglés y garífuna. 

Esto contribuye a que las nuevas generaciones no pierdan contacto con sus raíces y se continúe transmitiendo su cultura, de generación en generación. 

Antes de la intervención, el centro educativo contaba únicamente con tres aulas, mal iluminadas y sin ventilación. 

Al no existir un cerco perimetral, no había control del ingreso de personas y animales, haciendo vulnerable la seguridad de estudiantes y docentes. 

Quiero reconocer al comité ejecutor del proyecto por su liderazgo y a toda la comunidad educativa. 

Deben sentirse muy orgullosos de lo que han logrado para brindar a sus niñas y niños Garífunas un futuro más próspero, seguro, e inclusivo aquí en Honduras. 

A nuestro socio el gobierno de Honduras, representado por el FHIS, Ministro Pineda: ¡vamos por buen camino, no podemos echar marcha atrás! 

Estas niñas y niños, sus padres y maestros cuentan con nosotros. 

A nuestros amigos del sector privado que hoy nos acompañan, me alegra muchísimo compartir con ustedes un éxito más de la Alianza. 

Espero que luego de hoy ustedes, al igual que Fundación Ficohsa y Fundación Terra, formen parte de esta Alianza por la Educación. 

Me despido extendiendo una vez más esa invitación y compartiendo con ustedes un breve video de nuestra Alianza por la Educación. 

Como los estudiantes aquí hablo inglés y español. 

Like the students here I speak English and Spanish, 

Ahora, lo intentaré en Garífuna Por la primera vez. 

Ti-dan-giñe sun wanígi, owenbu seremei (Ti-dan-ghyiñe sun won-ighyi, Oh-wen-bu Sareh-mehi) 

¡Muchas gracias!